LA CRUELDAD DE LA INDUSTRIA PELETERA