Gato espera y toma el bus en el paradero desde hace 4 años

   

 

Casper es un gato de 12 años de edad que respeta el paradero y el horario de llegada del bus en la ciudad inglesa de Plymouth. El felino espera la unidad de transporte público a las 10:55 a.m. y sube como un pasajero más.

 

 Casper espera desde hace 4 años el bus.


El gato tiene esta extraña costumbre desde hace cuatro años. Debido a ello, todos los conductores del autobús ya conocen a Casper y saben donde dejarlo después de cada viaje para que retorne sano y salvo a su casa.

 

El gato tiene esta extraña costumbre desde hace cuatro años. Debido a ello, todos los conductores del autobús ya conocen a Casper y saben donde dejarlo después de cada viaje para que retorne sano y salvo a su casa.

Casper desaparecía durante horas pero nunca sabía a dónde iba –dijo Susan Finden, dueña del gato–. Lo llamé Casper porque tenía la costumbre de desaparecer como un fantasma. Pero entonces, uno de los conductores me dijo que mi gato tenía la costumbre de tomar el autobús”.

Finden dice que no podía creer lo que hacía su gato. Asimismo, la mujer, de 65 años de edad, dijo que su mascota ama a la gente y que habría empezado a seguir a la gente que se embarcaba en el paradero que está cerca a su casa.

"Casper es bastante rápido para su edad –dijo la dueña de Casper–. A Casper le gusta sentarse en el asiento trasero."

Rob Stonehouse, uno de los conductores del autobús dijo que el felino a veces se sienta entre las piernas de la gente pero sin ocasionar ningún tipo de molestia.

Casper habría recorrido más de 32 mil kilómetros desde que adoptó la religiosa espera del ómnibus.

Por su parte, un portavoz de la empresa de autobuses dijo que en la oficina de transporte público han puesto un comunicado donde se pide que cuiden a Casper.

CASPER
CASPER

Una gatita en los Estados Unidos sobrevivió a un fuerte incendio que abarcó 3 manzanas durante la madrugada del 1 de abril de 1983. A pesar de sus fuertes quemaduras, la gatita continuaba regresando al edificio en llamas para salvar a sus crías, 4 gatitos de 3 semanas de edad. Afortunadamente, toda la familia fue adoptada al día siguiente cuando la noticia fue dada por la televisora local.
La valiente madre tuvo que ser sometida a 3 cirugías plásticas debido a las lesiones que le había causado el fuego. A pesar de todo, ella siguió al lado de sus hijos todo el tiempo.
Se ganó el respeto del cuerpo de bomberos local y aún hoy se conserva en la estación el recorte del periódico donde aparece entrando al edificio para rescatar a uno de sus gatitos.

Que sirva de ejemplo el valor y coraje de una madre que sabe que sus hijos se encuentran en peligro de morir!!





Una pareja de Inglaterra fue reunida por su precioso gato tabby después de que ambos reconocieron su fotografía en un periodico local. Oliver había desaparecido cuando 2 años antes el matrimonio se había separado. Al ver la noticia en el periódico de que su gato fue encontrado vagando afuera de una casa que había sido demolida. Ambos acudieron a la estación de policía para recogerlo. Al encontrarse de nuevo los 3 juntos limaron asperesas y hasta el día de hoy continúan UNIDOS!!!!





Muchos dicen que los Gatos aman más la casa que a sus dueños y Tigri me demostró que esa frase era otra de las tantas para desacreditar a los Grandes Felinos Hogareños.
Tigri tiene una larga historia, fue abandonada dos veces. La primera la hallé frente a mi casa y la mantuve un tiempo, luego la robaron. Varios meses luego, una madrugada, un auto que pasaba la estaba devolviendo, siendo este su segundo abandono. Tigri se refugio en mi cochera y la encontré a la mañana de ese mismo día.
Le teníamos cariño pero era como una gata del barrio, la dejábamos dormir dentro, la alimentábamos pero se iba a vagabundear por ahí, las noches que llegaba muy tarde subía al techo de mi cuarto y dormía allí, me encantaba escuchar como movía las tejas. Definitivamente se convirtió en una gata callejera con refugio. Decidimos esterilizarla para que no tenga crías, hubiera sido un peso para ella tener que mantener gatitos con la vida que llevaba.
Un día tuvimos que viajar, nos preocupamos por ella no sabíamos si llevarla o dejarla, fue una decisión difícil pero pensamos que debía quedarse, era una gata del barrio, creímos que no era parte de la familia. Tampoco podíamos llevarla por falta de operatoria. Simbólicamente le deje bastante alimento en el patio de atrás aunque no le iba a durar las tres semanas que estaríamos fuera. Habíamos hecho una pequeña abertura en el lavadero para que pudiera entrar y protegerse.
En ese lapso nos habíamos arrepentido totalmente de nuestra decisión, lo sentí como un abandono, rogué porque estuviera bien y me di cuenta que la quería más de lo que debía.
Al fin, las tres semanas pasaron y volvimos. Salí al jardín de atrás con pocas esperanzas, no la llame por miedo a que sólo un silencio me responda. No había pasado una hora desde que llegamos, me quede parada mirando el cerco y vi algo que se aproximaba desde el jardín de al lado, se escuchaban maullidos desde lejos cada vez mas fuertes a medida que se acercaba y entonces fue cuando trepo el poste que divide las casas y le vi el rostro, ése no creí que vería, el de Tigri.
No sé como fue, vino en seguida, parecía que sabia que íbamos a llegar y nos estaba esperando. A los gritos me saludo y la acaricie contentísima, ella ronroneaba mucho. Entro a casa, se subió a la cama del living y amasaba las sabanas. Con mi papá estábamos asombrados y felices. Tigri cada vez que nos veía pegaba un maullido y estiraba la pata como diciendo "Los extrañe mucho".
Sus andanzas callejeras disminuyeron aunque seguía yendose, prefería salir al jardín quedarse ahí y volver dentro.
Desde entonces vive con nosotros y llevamos más de 3 años juntas.
Tigri.

Tigri demuestra que el Cariño Gatuno va más allá de la casa, ella nos siguió queriendo a pesar de todo. Perfectamente pudo haberse ido y no volver, seguir su rumbo como una gata callejera pero Tigri nos eligió.

Me llamo Rosa Mary y jamás me gustaron los gatos ni los perros ni nada, siempre los tuve en el campo y nunca en la casa.
Hace dos años me casé y me fui a vivir a Sevilla, tengo una hija que se llama Andrea y no le gusta nada ni los gatos ni los perros, como a mi. Pero un día el medico de Andrea me dijo que seria bueno que tuviese un animalito, para responsabilizarse un poco mas ya que tenia problemas de comportamiento, jamas se me olvidara el día que apareció mi gatita.
Era un frío día de noviembre, cuando baje al portal de mi casa para irme al trabajo y la encontré, o mejor dicho me encontró ella a mi, debía tener unos cinco meses era gris con ojos verdes esmeralda, muy, muy delgada, la mire y me di la vuelta, no quería que me gustase, pero cual fue mi sorpresa al comprobar que me seguía hacia el trabajo. No le hice caso y la volví a ver de nuevo por la puerta, ya no pude evitarlo... La recogí de la calle! Yo, que odiaba a los gatos.
Le dimos de comer, le compramos una cuna donde dormir y la llevamos al veterinario por si llevaba algún chip y era de alguien, me sorprendí cuando el veterinario me dijo que era un Azul Ruso. Estaba muy delgada pero en perfectas condiciones, la vacunamos y hoy es nuestra gatita Kika es la reina de la casa, ya lleva con nosotros dos años y le hemos regalado un compañero cruzado con persa que se llama Tito, ella lo adopto e incluso de dejaba mamar sin tener leche, era una gozada ver como se convertía en mamá sin haber estado embarazada.
Tengo dos gatos en 70 metros de casa, mi hija todavía no se ha acostumbrado a ellos, pero la terapia fue para mi, porque puedo asegurar que esos animalitos me han hecho mucho bien.





En Agosto del 2004,un gato sobrevivió a un trayecto de casi 250km a través de Bélgica escondido bajo el cofre de un automóvil. El gato se había trepado durante la noche y quedó atrapado entre la máquinaria. Increíblemente el gato no sufrió ningun tipo de heridas o quemaduras. El propietario del auto al llegar a su destino se dio cuenta de que su gato, a quien creía dormido en su casa,descendía por debajo de la parte frontal del coche para esconderse detrás de unos botes de basura. Nadie ha sabido explicar en dónde pudo haber estado el gato para no sufrir ningún tipo de lesión durante el trayecto.




En el atentado a las Torres Gemelas en la ciudad de New York en el 2001, varios Gatos fueron utilizados para localizar personas que habían quedado sepultadas bajo los escombros en lugares que los Perros de Rescate obviamente no podrían haber llegado. Se salvaron muchas vidas al localizar heridos que no hubieran sido encontrados de otra forma e invariablemente habrían perdido la vida si nuestros amigos felinos no intervenían.
Se sabe que los gatos han participado en maravillosas historias de rescate cuando algunas personas han estado en peligro. Otros han sido parte del peligro durante inundaciones o incendios y la gran mayoría ha salvado su vida junto con la de algún humano.



En Florida durante la madrugada del año nuevo de 2003, Jake, un gato, atacó a mordidas y arañazos a un ladrón que se había introducido a la casa por la ventana.
Jake estaba tomando una siesta sobre el respaldo del sofá y cuando vio al intruso, se lanzo sobre el para defender su hogar.
Lo mas asombroso de la historia es que el gato tenia en ese momento 21 años de edad.