la alergia no debe convertirse en una excusa para abandonar a nuestro amigo
la alergia no debe convertirse en una excusa para abandonar a nuestro amigo

 

SOBRE LA ALERGÍA A LOS GATOS:

La alergia es una reacción exagerada del organismo ante una sustancia que percibe como nociva. Algunos medicamentos, alimentos, los ácaros domésticos, animales con pelo o pluma y el polen son las causas más frecuentes. En el caso de las personas que son alérgicas a los animales no lo son a su pelo, como se cree generalmente, sino a ciertas proteínas que éstos segregan.
En los gatos los alérgenos principales son Fel D1 (el mayor), albúmina del suero e IgG (los menores). Por tanto, las personas alérgicas a los gatos lo son, mayoritariamente, a la proteína Fel D1 que encontramos en la saliva, en las glándulas sebáceas, en las sudoríparas y en el fluido lagrimal.

Los afectados por esta dolencia suponen entre el 5 y el 10 por 100 de la población general y entre el 15 y 30 por 100 de la población alérgica. Los síntomas varían de una persona a otra pero los más frecuentes son conjuntivitis (si afecta a los ojos), rinitis (si afecta a la nariz) o asma (si afecta a los bronquios) si bien la rino-conjuntivitis es la forma más frecuente en la que se manifiesta. Al aparecer esta sintomatología lo primero que hay que hacer es acudir a un especialista para asegurarnos de que, efectivamente, el gato es el causante. Una vez confirmado que el “culpable” es nuestro pequeño amigo, debemos seguir los consejos tanto de nuestro médico como del veterinario. A pesar de que el alergólogo nos recomiende que nos deshagamos de nuestra mascota, pues desde su punto de vista es lo más práctico y sencillo, es posible seguir conviviendo con él si tomamos algunas medidas y cumplimos con el tratamiento que el especialista considere más adecuado.

Lo más lógico es pensar que la solución está en la eliminación de los alérgenos antes de que pasen al ambiente pero no es tan sencillo. En teoría, lavarlos con agua y jabón podría ayudarnos, pero no es así. Los baños frecuentes harán que la piel y el pelo del animal dejen de segregar su grasa natural lo que les resecaría y terminarían por producir más caspa, descamación y residuos.

En definitiva, la alergia no debe convertirse en una excusa para abandonar a un animal pues, siendo minuciosos y siguiendo los consejos de alergólogo y veterinario, se puede disfrutar de la maravillosa experiencia que supone convivir con un gato.



¿Qué hacer?:

Las alergias a los animales domésticos con piel o con plumas son comunes, especialmente entre las personas
que tienen otras alergias o asma. Entre el 15 y el 30 % de las personas con alergias, tienen reacciones alérgicas a los gatos o a los perros tambien.


¿Por qué hay personas alérgicas a los animales domésticos?:
El sistema inmunológico es el encargado de encontrar sustancias extrañas en el organismo, como virus y
bacterias, y eliminarlas. Normalmente, esta respuesta nos protege de las enfermedades.
Las personas con alergía a los animales domésticos tienen un sistema inmunológico hipersensible que reacciona ante las proteínas inocuas de la saliva, la orina o la caspa de los animales domésticos (la piel muerta que se desprende del animal).
Estas proteínas se llaman alérgenos.

¿Qué provoca la alergia a los gatos?:

Las personas alérgicas a los gatos lo son a la proteína Fel D1, que se produce en la piel de los gatos y que éstos segregan en el pelo. Estos alérgenos se acumulan en el pelaje y en otras superficies.
Al contrario de lo que se suele pensar, el pelo de los animales domésticos no es lo que produce la alergia. Sin
embargo, puede acumular caspa y también alberga otros alérgenos tales como el polvo y el polen.
El Fel D1 esta presente en la saliva, piel y glándulas sebáceas de los felinos. Además se encuentra en una
amplia variedad de tejidos internos incluyendo cerebro, músculo y órganos viscerales. Estudios recientes han
demostrado que la fuente primaria de este alérgeno es la piel.
Las concentraciones de Fel D1 sobre la piel están bajo control hormonal, por tanto, la castración influye
notablemente en las concentraciones de Fel D1 de los gatos machos, disminuyen un mes después de la
castración. Existen también evidencias preliminares de que las secreciones pueden ser mayores en los machos
que en las hembras.

¿Qué síntomas tiene una persona alérgica?
Las manifestaciones clínicas varían desde reacciones cutáneas locales a rinoconjuntivitis típica, hasta el asma
grave. Las reacciones cutáneas varían desde urticaria por contacto, a una erupción maculo papulosa
intensamente pruriginosa sobre el rostro, cuello y tronco. Estas reacciones por lo general están asociadas con
síntomas respiratorios durante la exposición aerotransportada.

¿Cómo puedo saber si soy alérgico a los gatos?

La alergia debe ser siempre diagnosticada por un alergólogo. El médico de cabecera deberá remitirnos al
especialista, la sola presencia de un animal doméstico en casa no significa que sea el animal el que provoca los síntomas.
Muchos animales son abandonados sin la certeza de un diagnóstico asertivo, es decir, pruebas
específicas que determinen a qué somos alérgicos y a qué no.
Para averiguar a qué somos alérgicos, el especialista puede llevar a cabo las pruebas cutáneas, consistentes en una serie de veinte pequeños cortes en el brazo probando sobre ellos diferentes tipos de alérgenos y
comprobando si producen una reacción en la piel. Otro modo de realizar estas pruebas es mediante análisis de
sangre, con el que se llega a testar más de 500 componentes alérgenos. En el caso de la alergia a los alimentos,se deberán evitar los productos de los que se sospecha para observar si los síntomas varían. A estas pruebas puede sumarse una espirometría que consiste en una prueba que mide la capacidad pulmonar y es una herramienta de utilidad en el diagnostico de los casos de asma alérgica. Una vez que se ha identificado el agente responsable de la alergia se empieza con el tratamiento.

Me han diagnosticado alergia ¿y ahora qué?

Una de las primeras recomendaciones para el manejo de la alergia a los gatos es la eliminación del animal.
Desde la perspectiva del alergólogo, esta suele ser la recomendación más práctica. Sin embargo, antes de tomar una decisión tan drástica, se pueden probar algunas medidas de manejo asociadas al tratamiento instaurado por el especialista, y por supuesto, tener la seguridad de que es el gato el que causa la alergia
.
En casi todas las ocasiones la cuestión de eliminar o no a la mascota felina es de índole emocional. La decisión final normalmente dependerá de la persona que padece los síntomas, salvo en el caso de los niños.
Si usted sufre alergia y no quiere deshacerse de su gato puede seguir las siguientes recomendaciones:

· Impida al gato la entrada en el dormitorio: usted pasa ahí entre el 30% y el 50% de su vida. Mantenga
cerrada la puerta del dormitorio y límpielo cuidadosamente.
· Evite las alfombras, ya que el alérgeno puede acumularse en ellas, evite también recargar las
habitaciones elementos de decoración en los que pudiera acumularse igualmente. Si quiere tener
alfombra, escoja una con pelo corto y límpiela a vapor con frecuencia. La mejor opción es usar
alfombras movibles que puedan lavarse con agua caliente.
· Use mascarilla contra el polvo para pasar la aspiradora.: las aspiradoras remueven los alérgenos que se
hallan en la moqueta y agudizan la alergia. Use aspiradoras con filtro HEPA (alta eficiencia contra las
partículas aéreas) si es posible.
· La calefacción por ventilación forzada y el aire acondicionado pueden diseminar los alérgenos por la
casa: cubra las rejillas de ventilación del dormitorio con un filtro grueso de un material como la
estopilla.
· Agregar un purificador de aire con filtro HEPA a la calefacción central y al aire acondicionado puede
disminuir la concentración de alérgenos en el aire. El purificador de aire debe usarse por lo menos
durante cuatro horas al día. Hay otros tipos de purificadores de aire que tienen un filtro aerostático que
elimina del aire las partículas del tamaño de los alérgenos del animal. Sin embargo, ningún purificador o
filtro quitará los alérgenos pegados a las superficies.
· Bañe al gato todas las semanas: con esto se pueden reducir los alérgenos transportados por el aire
aunque es discutible su efectividad para reducir los síntomas en una persona.
· Haga que alguien que no sufra de alergia cepille al animal fuera de la casa para quitarle la caspa, y luego
limpie también la caja de los desechos o la jaula.
· Llévelo a la peluquería: si su gato es de pelo largo o semilargo puede llevarlo periódicamente a la
peluquería, el corte de pelo hará que el alérgeno se acumule en menos cantidad en el pelaje.
· Existe un producto denominado
Vetriderm solución tópica de laboratorios Bayer (antes conocido como
Allepet)
. Es un spray que se aplica sobre los animales domésticos para eliminar los restos de suciedad
de la superficie, en especial aquellos que pueden provocar alergias (epitelios, restos de saliva, etc),
reduciendo así las reacciones alérgicas. Una aplicación semanal del producto reduce la sintomatología
en muchos casos.
· Existen vacunas eficaces en algunos casos para el tratamiento de la alergia a los animales domésticos,
consulte con su médico sobre esta posibilidad.
· Esterilice al gato: esto puede ayudar a reducir la producción del alérgeno, sobre todo en los machos,
además de aportarle a su animal una serie de beneficios en cuestión de salud.

Con estas medidas de manejo y siguiendo siempre las recomendaciones de su médico es posible que usted
puede seguir conviviendo con su gato sin grandes repercusiones para su salud. En algunos casos por desgracia, esto no es posible, y su salud puede llegar a resentirse fuertemente. Llegado este extremo y habiendo probado todas las soluciones posibles, siempre podrá optar por buscar un nuevo hogar para su compañero felino.

Autora: Irene Guerrero Roldan. 
( Veterinaria Experta de gatos )